viernes, 9 de febrero de 2018

DESENGAÑO


A veces le asalta a uno la duda de si la sociedad en que vivimos es una sociedad civilizada o una selva cuya única ley es sobrevivir a toda costa caiga quien caiga. Y lo digo porque quien debería dar ejemplo, nuestros políticos, todos, desde el más encumbrado hasta el más escondido, no solo no lo dan sino que se diría que actúan al margen de la sociedad a la que dicen servir, pero que no sirven, pues a quien realmente sirven es a ellos mismos. Luego no puede extrañarnos que los ciudadanos hayan tomado nota y no duden en infringir cualquier ley que se oponga a sus planes, sea de la naturaleza que sea, que se lo pregunten sino a Puigdemont y los suyos, a quienes les importa más salvar su propio pellejo sin importarles burlar la ley que servir a los intereses generales de Cataluña. No digamos ya los de España.
Todos van a lo suyo. El PP, que debería ser el partido que mayor ejemplaridad debería ofrecer a la sociedad española, ha hecho de la corrupción una forma de hacer política. El PSOE, que no le va a la zaga, en lugar de ofrecer un proyecto serio para España anda enredando con la ley de memoria histórica en la que solo caben los suyos, claro, los del bando contrario no pertenecen a la memoria histórica. Ciudadanos se alía con Podemos, tiene guasa la cosa, para pactar una ley electoral a su medida, es decir, a medida de sus respectivos partidos, a los que les importa un bledo ignorar que una ley electoral no solo está concebida para conformar un parlamento representativo, sino para formar un gobierno estable, eso a ellos no les interesa, les interesa que la nueva ley electoral les permita tener más votos y, por tanto, más poder.
De Podemos ni hablo, ellos les dan más importancia a la palabra que a los hechos, pues saben que solo con ella pueden embaucar a los incautos, o a aquellos desengañados que ya no creen en la sociedad capitalista, y razones no le faltan, pero salir de Málaga para meterse en Malagón es poco inteligente.
Ante este panorama el ciudadano, desengañado y sin fe, no sabe dónde mirar,pues no encuentra referencias ni a su izquierda ni a su derecha, ambiente propicio para caer en el desaliento y dejarse llevar, incluso caer en la delincuencia sin el más mínimo remordimiento, ahí tenemos sino lo que ha pasado en Algeciras, que la policía detiene a un narco y momentos después se presenta un grupo de los suyos en el hospital donde estaba y se lo llevan. ¿Cómo se ha permitido en Algeciras que los narcos dominen la ciudad y campen por ella como los amos? Otros seguirán su ejemplo.
Podría seguir dando ejemplos de la gravedad de las cosas que están ocurriendo mientras que a nuestros políticos les preocupa más desgastar al contrario que afrontar los problemas que verdaderamente preocupa a la ciudadanía. Pero no quiero abrumaros, ni apesadumbraros, solo quiero que comprendáis lo necesitada que está nuestra sociedad de hombres y mujeres ejemplares.

Que tengáis un buen finde.

No hay comentarios:

Publicar un comentario