sábado, 29 de noviembre de 2014

LA TEORIA DE LAS VENTANAS ROTAS


 Traigo, en esta mañana de domingo postrero del mes de noviembre, esta interesantísima teoría, tan vital para la convivencia y de la que tanto podemos aprender si sabemos aplicarla. 
En 1969, en la Universidad de Stanford (EEUU), el Prof. Philip Zimbardo realizó un experimento de psicología social. Dejó dos autos abandonados en la calle, dos autos idénticos, la misma marca, modelo y hasta color. Uno lo dejó en el Bronx, por entonces una zona pobre y conflictiva de Nueva York y el otro en Palo Alto, una zona rica y tranquila de California. Dos autos idénticos abandonados, dos barrios con poblaciones muy diferentes y un equipo de especialistas en psicología social estudiando las conductas de la gente en cada sitio.
Resultó que el auto abandonado en el Bronx comenzó a ser vandalizado en pocas horas. Perdió las llantas, el motor, los espejos, el radio, etc. Todo lo aprovechable se lo llevaron, y lo que no, lo destruyeron. En cambio el auto abandonado en Palo Alto se mantuvo intacto.
Es común atribuir a la pobreza las causas del delito. Atribución en la que coinciden las posiciones ideológicas más conservadoras, (de derecha y de izquierda). Sin embargo, el experimento en cuestión no finalizó ahí, cuando el auto abandonado en el Bronx ya estaba deshecho y el de Palo Alto llevaba una semana impecable,los investigadores decidieron romper un vidrio del automóvil de Palo Alto, California. El resultado fue que se desató el mismo proceso que en el Bronx de Nueva York y el robo, la violencia y el vandalismo redujeron el vehículo al mismo estado que el del barrio pobre.
¿Por qué el vidrio roto en el auto abandonado en un vecindario supuestamente seguro es capaz de disparar todo un proceso delictivo?
No se trata de pobreza. Evidentemente es algo que tiene que ver con la psicología, el comportamiento humano y con las relaciones sociales.
Un vidrio roto en un auto abandonado transmite una idea de deterioro, de desinterés, de despreocupación que va rompiendo códigos de convivencia, como de ausencia de ley, de normas, de reglas, como que todo vale nada. Cada nuevo ataque que sufre el auto reafirma y multiplica esa idea, hasta que la escalada de actos, cada vez peores, se vuelve incontenible, desembocando en una violencia irracional.
En experimentos posteriores (James Q. Wilson y George Kelling) desarrollaron la 'teoría de las ventanas rotas', misma que desde un punto de vista criminológico concluye que el delito es mayor en las zonas donde el descuido, la suciedad, el desorden y el maltrato son mayores.
Si se rompe un vidrio de una ventana de un edificio y nadie lo repara, pronto estarán rotos todos los demás. Si una comunidad exhibe signos de deterioro, y esto es algo que parece no importarle a nadie, entonces allí se generará el delito. Si se cometen 'esas pequeñas faltas' como estacionarse en lugar prohibido, exceder el límite de velocidad o pasarse una luz roja y estas pequeñas faltas no son sancionadas, entonces comenzarán a desarrollarse faltas mayores y luego delitos cada vez más graves.
Si los parques y otros espacios públicos son deteriorados progresivamente y nadie toma acciones al respecto, estos lugares serán abandonados por la mayoría de la gente (que deja de salir de sus casas por temor a las pandillas),y esos mismos espacios abandonados por la gente, serán progresivamente ocupados por los delincuentes.
La respuesta de los estudiosos fue más contundente aun, indicando que; ante el descuido y el desorden crecen muchos males sociales y se degenera el entorno.
Tan solo vea un ejemplo en casa, si un padre de familia deja que su casa tenga algunos desperfectos, como falta de pintura de las paredes en mal estado, malos hábitos de limpieza, malos hábitos alimenticios, malas palabras, falta de respeto entre los miembros del núcleo familiar, etc., etc., etc., entonces poco a poco se caerá en un descuido de las relaciones interpersonales de los familiares y comenzarán a crear malas relaciones con la sociedad en general y quizá algún día llegarán a caer en prisión.
Esa puede ser una hipótesis de la descomposición de la sociedad, la falta de apego a los valores universales, la falta de respeto de la sociedad entre sí, y hacia las autoridades (extorsión y soborno) y viceversa, la corrupción en todos los niveles, la falta de educación y formación de cultura urbana, la falta de oportunidades ha generado un país con ventanas rotas, con muchas ventanas rotas y nadie parece estar dispuesto a repararlas.
La teoría de las ventanas rotas fue aplicada por primera vez a mediados de la década de los 80 en el metro de Nueva York, el cual se había convertido en el punto más peligroso de la ciudad. Se comenzó por combatir las pequeñas transgresiones: graffitis deteriorando el lugar, suciedad de las estaciones, ebriedad entre el público, evasiones del pago del pasaje, pequeños robos y desórdenes. Los resultados fueron evidentes..
Comenzando por lo pequeño se logró hacer del metro un lugar seguro.
Posteriormente, en 1994, Rudolph Giuliani, alcalde de Nueva York, basado en la teoría de las ventanas rotas y en la experiencia del metro, impulsó una política de 'tolerancia cero'.
La estrategia consistía en crear comunidades limpias y ordenadas, no permitiendo transgresiones a la ley y a las normas de convivencia urbana.
El resultado práctico fue un enorme abatimiento de todos los índices criminales de la ciudad de Nueva York.
La expresión 'tolerancia cero' suena a una especie de solución autoritaria y represiva, pero su concepto principal es más bien la prevención y promoción de condiciones sociales de seguridad.
No se trata de linchar al delincuente, ni de la prepotencia de la policía; de hecho, respecto de los abusos de autoridad, debe también aplicarse la tolerancia cero.
No es tolerancia cero frente a la persona que comete el delito, sino tolerancia cero frente a la descortesía, la falta de educación y respeto, en fin frente al delito mismo. 
Se trata de crear comunidades solidarias, limpias, ordenadas, respetuosas con los demás y con los códigos básicos de la convivencia social humana.

Es bueno volver a leer esta teoría y de paso difundirla.

La solución a este problema YO NO LA TENGO, ESTIMADO LECTOR pero he comenzado a reparar las ventanas de mi casa, estoy tratando de mejorar los hábitos alimenticios de mi familia, le he pedido a todos los miembros de la familia que evitemos decir malas palabras delante de nuestros hijos, hemos acordado aceptar las consecuencias de nuestros actos con valor y responsabilidad, pero sobre todo dar una buena dosis de educación a nuestros hijos, con esto espero comenzar a cambiar en algo lo que antes hubiera hecho mal, he soñado que los míos algún día repitan esto el día de mañana, con la finalidad de que los hijos de mis hijos, o los nietos de mis hijos vean algún día, un nuevo Mundo, un Mundo sin ventanas rotas


  

domingo, 9 de noviembre de 2014

ESPAÑA




   En el momento de emprender la aventura de hablar sobre España, antes incluso de haberlo pensado,  me  decía que todos los españoles que verdaderamente la sintamos deberíamos reflexionar, siquiera sean uno minutos,  sobre ella. No es que antes no lo haya hecho, España me ocupa y me preocupa, es que sobre su historia se puede pensar desde muchos ángulos y distintas perspectivas, con el fin de someterla a mi propio juicio, no al juicio que me han trasmitido historiadores, escritores, políticos…, amigos y enemigos, interesados y desinteresados, informados y desinformados...

   Se me antoja que  todos tenemos de España, me temo, una imagen borrosa y distorsionada de la que, también me temo, no nos sentimos demasiado orgullosos. Y me pregunto si es real, y si es real, a qué se debe.  No la que tengan los de fuera, que ese es otro cantar. Y también me pregunto por qué la izquierda, es mi impresión, ha llevado sus aversión por todo lo que significa y representa la derecha a un desapego doloroso de España, como si  su aversión por aquella se reflejara en ésta. Lo cual no deja de ser irracional.

   La pregunta que me hago hoy, fuera aparte de lo que opinen otros  sobre el mismo asunto y otras consideraciones personales, es por qué España pinta tan poco en el concierto de las naciones avanzadas, por qué no está al mismo nivel de otras naciones de nuestro entorno, como Inglaterra y Francia, por ejemplo, presentes en tantos episodios y avatares de nuestra Historia. Y se la respete tan poco, a pesar de ser  la cuarta potencia de Europa, es decir, por qué no es más de lo que es si tuvo la oportunidad de haberlo sido antes que las mencionadas.  

    No voy a entrar en lo que han tenido que ver en ello otras naciones, como por ejemplo Gran Bretaña con su miserable leyenda negra que tanto daño nos ha hecho,  o Francia, con su menosprecio altanero, eso es normal, España era el enemigo a combatir, de manera que todo el daño que pudieran hacernos hemos de considerarlo como algo “normal”.  Otra cosa es  lo mucho que han  tenido que ver en su debilidad y decadencia los Austrias y los Borbones, por una parte, y la Iglesia Católica y la nobleza, por otra. Pero también nosotros mismos, lo cual ya no es tan “normal”, pues es como tirar piedras sobre el propio tejado. De manera que se puede decir  sin temor a errar demasiado el tiro que nuestros enemigos no solo nos vienen de fuera, también los tenemos dentro. Esta verdad, estoy seguro, la podrá  corroborar cualquier español por su propia experiencia si ha tenido la fortuna o la desgracia de emprender iniciativas por cuenta propia. Yo me encuentro entre ellos.

   Afirmaré de entrada que España es lo que es y no lo que ha podido llegar a ser a pesar de haber contado en su historia con hombres capaces y preparados para ello porque nuestra experiencia histórica nos habla que tiene en  la envidia su principal rémora. Y, junto a ella, el orgullo, los dos pecados capitales que han marcado nuestra historia para nuestra desgracia.  Episodios como la traición de que fue objeto Viriato ya nos hablan con bastante claridad de la bajeza y mezquindad a la que puede conducirnos la envidia.   En España,  la grandeza  ha causado siempre recelo porque en ella ha gobernado la ignorancia, a la que incluso se ha ensalzado;  sin embargo,  la nobleza ha sido reverenciada con el resultado que todos sabemos. Detrás de esta inmoralidad está la envidia, pero también el servilismo al que lleva por necesidad.

   Si me detengo en el largo periodo de la Reconquista ya vemos los estragos que, entre los reyes castellanos, causó la envidia, luchando unos contra otros en lugar de unirse para combatir al invasor. Tal vez la figura  del Cid y todo lo que rodea su leyenda nos ilustre perfectamente sobre como la envidia destruye una figura señera de nuestra historia, pues  fue víctima de ella doblemente, como envidiado y como envidioso, que se resume en el famoso verso de su Poema: “¡Dios, qué buen vasallo  si hubiese buen señor!”  O de otro grande, como sin duda lo fue el Gran Capitán, que también fue víctima de su veneno, o referirme a los Reyes Católicos, que se dejaron influenciar por una nobleza envidiosa, arrogante, iletrada y codiciosa, apoyada por una Iglesia Católica corrupta y falaz para expulsar a los judíos, que eran los que, con su saber, gestionaban la administración del Estado, sustituidos luego por los cristianos viejos de “sangre limpia”, ignorantes y zoquetes que no sabían hacer ni la o con un canuto.  A partir de ahí el declive de España era impepinable, pues con semejante “funcionariado” era imposible administrar un Estado, el primero de Europa, que acababa de descubrir un nuevo Continente y que tuvo que enviar a analfabetos para colonizarlo. Era lo que había. Resistió la época de Carlos I por inercia, pero Felipe II, otro envidioso, que relegó a su hermanastro, Juan de Austria al ostracismo a pesar de haber vencido a la armada turca en Lepanto, nos procuró el desastre de la Invencible. No sabemos lo que hubiese pasado, pero para mí tengo que la suerte de la Armada Invencible habría sido otra de haberla comandado él. A Fernando VII ni lo menciono, una vergüenza para España.  Claro que, antes que él y después de él, también los hubo que no supieron estar a la altura y sin embargo nadie discutió su autoridad como sí lo hizo la nobleza inglesa contra el Rey Juan sin Tierra, que se rebeló contra él obligándolo  a firmar La Carta Magna.  Mientras que aquí, nuestra “nobleza” y nuestro clero toleraron a un rey como Carlos II y a sus sucesores, todos ellos unos inútiles. Con el daño que le ha hecho la Iglesia a España  y sin embargo ninguno de nuestros reyes, incluidos los de la Reconquista,  fueron capaces  de imitar a Enrique VIII de Inglaterra. No solo eso, sino que Carlos I arruinó a España combatiendo el protestantismo y su hijo Felipe II acabó de arruinarla del todo combatiendo el anglicanismo. Dos dislates históricos que nos hundieron definitivamente.

   Figuras señeras de nuestra Historia fueron relegadas y perseguidas, cuando no asesinadas, por tener ideas y aportar sabiduría a la función pública o prestigio para España por suscitar la envidia entre quienes estaban cerca del poder o disponían de influencias para quitarlos de en medio. El más sonado fue el asesinato del General Prim, que podría muy bien habernos evitado la humillación de nuestra última Guerra Civil. Una indignidad, una cobardía, una afrenta a  España, pues hasta hace bien poco desconocíamos quién había perpetrado el ignominioso crimen y quiénes lo encubrieron y permitieron.  

   Por mencionar a un español destacado objeto de la envidia me referiré a Jovellanos, un eminente político demasiado brillante para la corte de Carlos IV, que se deshizo de él desterrándolo Asturias. Más tarde, cuando cayó Godoy,  fue nombrado Ministro de Gracia y Justicia, pero  la Iglesia lo enfiló por pretender disminuir la influencia de la Inquisición y tuvo que dimitir y volver a su Gijón natal. Más tarde, cuando Godoy volvió al poder, lo detuvo y lo encarceló acusado de haber introducido en España “El Contrato Social”, de Rousseau. Es solo un ejemplo, como otros muchos, de cómo tratamos en España a nuestros hombres ilustres. La puta envidia está siempre detrás de estos vergonzosos episodios que han marcado nuestro devenir histórico.

  Yo mismo la he experimentado en mis propias carnes, pues en España, cuando empiezas a destacar por propios méritos, te conviertes automáticamente en sospechoso para mucha gente.  Donde más se nota es en los pueblos, donde la envidia se manifiesta en toda su repugnante desnudez.  La falta de iniciativa en los pueblos como un elemento  esencial que explica en parte su despoblación  no se debe a que carezcan de ella, se debe a que en ellos  cuando alguien  se emprende una actividad del tipo que sea,  económica, cultural, educativa…,   que sobresalga de la mediocridad reinante, se convierte automáticamente en sospechoso de esconder intereses  espurios,    lo cual crea un clima de frustración y desesperanza atroz que envenena la convivencia  y genera odio. ¿Quién quiere vivir en un ambiente en el que el  recelo y el odio presiden la convivencia? Los pueblos pequeños tienden todos a su desaparición porque en ellos cada cual va a lo suyo y nadie confía en nadie. 

   Es así, tal y cómo os lo cuento. Por desgracia para nosotros se admira más al que destaca económicamente, al que “se hace millonario”, que al que destaca por su inteligencia y bien hacer. ¡Cómo no va a haber corrupción!  A España la han hecho grande, no sus conquistas ni sus victorias, ni sus derrotas, ni sus reyes ni sus reinas, la han hecho grande la gente sencilla en contra, la mayoría da las veces, del poder, poniendo dinero de su propio bolsillo incluso para alcanzar sus sueños o poner en práctica sus ideas y planes. El caso más paradigmático que me viene ahora mismo a la memoria fue el de Ramón y Cajal, que cuando le dieron el premio Nobel de medicina el gobierno preguntó quién era. 

   Sí, España me duele.  Yo también, como español, me duelo de ella. Aun así, daría mi vida por ella.
 
 

  

lunes, 13 de octubre de 2014

FIESTA NACIONAL







   Ayer fue el Día de la Fiesta Nacional, antes se llamaba Día de la Hispanidad, y aunque muchos siguen llamándola así, ya no lo es. El porqué el decreto que así lo estipula ha preferido que se llame «Fiesta Nacional» en lugar de «Día de la Hispanidad» me parece razonable, pues una nación debe tener su Fiesta Nacional, el Día de la Hispanidad correspondería celebrarla, en todo caso, a entidades y asociaciones privadas en colaboración con todos los países que forman el universo hispano, pero España, que si por algo es grande es por haber descubierto  para la humanidad aquel Continente, aunque muchos quieran negarnos ese mérito, no ha sabido capitalizar para sí, como sí hicieron los ingleses, el  mérito,  por lo que el concepto de “Hispanidad” no goza de buena salud.  Se destaca, lógicamente a quien le interesa hacerlo así, lo negativo del Descubrimiento y no se ha sabido explicar bien  que España llevó allí  la cultura europea, nuestro idioma, una herramienta valiosísima de comunicación sin la cual hoy no podríamos disfrutar de la literatura sudamericana que ha dado escritores de talla mundial, mejoramos la raza al mezclarnos con los indígenas, la presencia de España en aquellas tierras no puede calificarse de “colonialismo” sin más, colonialismo puro y duro fue lo de Inglaterra…, en fin,  emasiadas cosas buenas como para que el mundo anglosajón no reaccionara y se inventara la Leyenda Negra, que tanto daño a hecho a la imagen de España.  Sin embargo España no tuvo reflejos ni poder para crear otra leyenda contra los ingleses, verdaderos depredadores del mundo y enemigos de todo lo hispano.  O sea, que si nosotros no hicimos las cosas bien, ellos lo hicieron peor, sin embargo supieron ocultar sus crímenes y enorgullecerse de su sangrienta historia, con la que consiguieron construir un imperio.  Nos diferencia que ellos tenían un proyecto, nosotros no. Esa es la gran diferencia. 

   Precisamente hoy escribe Ignacio Camacho en ABC un artículo de opinión que titula «El marasmo español», en el que alude precisamente a esa falta de proyecto para España, en el que entre otras cosas dice: «La falta de cohesión social, la indecencia moral de la corrupción, la alarmante trivialidad intelectual, la ausencia de valores colectivos, el fracaso de la educación, el auge de la demagogia y la wikipolítica; todo eso es lo que ha provocado la quiebra estructural de un país que en su arrogancia de nuevo rico llegó a creerse sólido». No puede ser más cierto, la prueba es que bastó el ominoso y repugnante atentado del 11M para humillarnos y destrozar nuestros sueños. Más adelante afirma:  « El panorama nacional es de una trivialidad devastadora, una mezcla de estupidez, incompetencia y mala fe que augura un formidable desastre histórico e invita al alejamiento moral, al escepticismo individualista». Y todo, según él «por la larga ausencia de un proyecto común de España», que ha posibilitado el conflicto secesionista de los nacionalistas catalanes, que cuentan con su proyecto: separarse de España. 

   El artículo no tiene desperdicio, y lo malo, o lo bueno, vaya usted a saber, es que lleva razón, y como la lleva, alguien debería  darse por aludido, sobre todo los grandes partidos y los llamados “padres de la patria”, que hicieron una Constitución que nos ha llevado a este marasmo y ha abocado a España a un desnorte desolador sin que los partidos tengan claro lo que se debe hacer, solo dicen que hay que modificar la Constitución, pero sin decir en qué términos, por qué, y con qué fines. 

   Yo me he permitido hacer un comentario al artículo, absolutamente estremecedor,  que aquí os lo dejo: 

   «El problema, señor Camacho es una Constitución mal concebida y peor elaborada que le da a  las Autonomías  competencias que solo deberían ser del Estado, lo que ha provocado que España se diluya aún más y haya minado seriamente esa cohesión social a la que usted alude. Busque ahí el mal. Lo de la corrupción debe tener arreglo, lo de la inanidad intelectual, también, el proyecto de España,  idem, la politización de la Justicia y la impunidad, que tanto daño nos ha hecho y nos está haciendo, todo eso puede tener solución, señor Camacho, lo que tiene una complicada solución es elaborar una nueva Constitución que rectifique los errores de la actual y tenga en cuenta eso que usted echa de menos: un proyecto para España que, por sí mismo, fundamente su cohesión social. ¿Qué hay que integrar en ese proyecto a los nacionalistas? Claro que sí, haciéndoles comprender que con España tienen asegurado un futuro, sin ella, no.  Esta es la madre del cordero. 

   Por cierto, señor Camacho,  España no ha tenido nunca un proyecto serio, tal vez lo tuviera con los Reyes Católicos, pero después de Felipe II todo se vino abajo porque faltó grandeza, se tuvo en cuenta el interés de la monarquía por encima de los intereses de España, eso sin contar el inmenso daño que nos hizo la Iglesia Católica, Apostólica y Romana, y ahí tiene usted los resultados de aquello, una historia reseca que hiela el alma. 

   Tuvimos oportunidad de retomar un proyecto para España si, cuando gobernaron los liberales de las Cortes de Cádiz, hubieran  guillotinado a Fernando VII y a toda su cohorte de infames lamepollas, error que ha envenenado toda nuestra historia hasta desembocar en nuestra última Guerra Civil, que debiera haber evitado la Restauración Borbónica, pero una vez más su proyecto no fue España, sino el mangoneo entre partidos que,  de una manera no tan evidente, se reproduce ahora de otra manera. Y en el 78 cometemos el error de hacer una Constitución que ha deshilachado el concepto de España poniendo en manos de las Autonomías su futuro.  

   Desgraciadamente tiene usted razón,  pues todo lo que dice es verdad, aquí a los políticos brillantes, a los que tienen un proyecto para España, nos los cargamos.  El más paradigmático de nuestra historia fue Prim, bajo mi humilde opinión, pero hubo otros.  A ver quién, con tales antecedentes, da un paso al frente. Y fíjese lo que le digo: al único ministro que tenía las ideas claras, me estoy refiriendo a Gallardón, los suyos mismos lo han quitado de en medio. No hay más que decir, señor Camacho.

Parla, 13 de Octubre de 2014

jueves, 25 de septiembre de 2014

NINGÚN DIOS



    



   Lo digo aquí y ahora –lo  mismo que aplaudí días atrás a Stephen Hawking en mi muro de Facecbook por decir que “no había ningún dios”,  porque si esa es su convicción como científico su obligación es manifestarlo-,  que sería injusto que no hubiera ningún dios,  pues injusto es que quienes hacen bien en esta vida y procuran la felicidad de sus semejantes  mueran   exactamente igual que quienes merecen el mayor de los castigos, mientras que si hubiera un dios ya se encargaría él de que a los malos su maldad no les saliera gratis.   

   El día que yo tenga la certeza absoluta de que esto  es así, habré muerto.

viernes, 5 de septiembre de 2014

ESPAÑA. UN PAÍS DE VIEJOS



  



ESPAÑA, UN PAÍS DE VIEJOS

   Bueno, pues ya estoy de nuevo con vosotros, también con vosotras, que no se diga. 

   He pasado mis vacaciones en la montaña, en un pueblo que debió conocer tiempos mejores a juzgar por sus casas y su extensión, un pueblo precioso, señorial diría yo,  que se está muriendo por falta de sangre renovada, la población no deja de disminuir y la poca juventud que aún tiene carece de salidas, por lo que antes o después terminará yéndose. Una pena. España se está convirtiendo en un país de viejos, cuando siempre ha sido un país joven. No es un secreto que el número de fallecimientos supera al de nacidos. Podríamos pensar que se debe a la crisis, y no digo yo que algo influirá, pero la disminución de nacimientos ya venía produciéndose desde hace tiempo, de antes de esta  crisis y de otras. 

   Yo nací en los años cincuenta, en una España empobrecida, que aquello sí que era crisis económica y no esta, y sin embargo las familias eran numerosas –nosotros éramos seis hermanos y mi madre tuvo tres abortos espontáneos-, así que la crisis económica no tiene nada que ver, o muy poco, por mucho que muchos se empeñe en tratar de demostrar lo contrario. La crisis es otra. 

   La verdadera causa ha sido el cambio social producido en España, “el progreso”, que nos ha hecho más egoístas y comodones, lo cual ha afectado a todos los órdenes de la vida, sobre todo a la familia, que de extensa ha pasado a ser monoparental.  La emancipación de la mujer,  la concentración de la población en las grandes ciudades, el abandono del campo y  el auge de la industria  en detrimento de lo agrícola, el ocio como valor y la calidad de vida como objetivo, el culto al dinero y la avaricia, el abandono de los valores tradicionales, todo ello está detrás del descenso drástico de nacimientos. Y como quiera que ha aumentado la esperanza de vida y que seguirá haciéndolo gracias a los avances de la medicina y la tecnología, que España se esté convirtiendo, que ya lo es, en un país de viejos,  era impepinable.  

   Esto se capta con mayor dramatismo en los pueblos, donde la población no se renueva y la poca juventud que hay huye de ellos. De manera que su abandono se percibe enseguida, pues cuando el cabeza de familia se jubila su actividad no la continúa nadie, así, no solo el campo se va cubriendo de maleza y mala hierba por falta de manos que lo cuiden y  siembren las tierras de regadío que antes parecían vergeles –las de secano ya están abandonadas-,  sino que los pocos negocios que hay en ellos desaparecen, produciéndose así un deterioro progresivo y un vacío desolador cada vez más pronunciado. 

   La corrupción también juega un importante papel en la despoblación progresiva de los pueblos, al menos en el que nos ocupa, donde su alcalde de lo único que se ha preocupado durante los veinticuatro años que ha ocupado la alcaldía ha sido de llenar su bolsillo, y como no existe oposición que merezca tal nombre, ha actuado con total impunidad dejando el pueblo en las últimas.  La corrupción es un cáncer social que desmoraliza y enerva, en un pueblo es demoledora, pues roba ilusiones y destruye oportunidades que ya nunca volverán a presentarse, y que si se presentaran ya no quedará nadie para aprovecharlas.   Y no pasa nada, esto es lo peor. 

   Que un alcalde de pueblo pase seis legislaturas robando sin que nadie lo advierta, es para ponerse a llorar. Pero ahí tenéis al mismo Pujol, que ha robado a manos llenas durante los mismos años sin que nadie diga ni media.  Sí, España es un país de viejos, y se nota, ya lo creo.